jueves, 27 de mayo de 2010

LIVIANDAD...de Antonietta Valentina

LEÍDO por ROSA IGLESIAS




LIVIANDAD




Liviana me presiento
allá, desde tu partida,
entre el cenáculo y la alquimia
con una palabra a flor de alma.
En la liviandad del ahora omnipresente,
se levanta una voz diáfana
que agita su paz, su misión cumplida.
Antes de este ahora
que en pasado fue dolor
y rasguñaba todos mis confines,
en aquel ahora
que se presentía futuro de tormentas,
quedó mi pensamiento adormecido
y sólo estoy olvidando los ayeres
y los mañanas, otros rumbos, otras aguas.
Para desde este hoy, comenzar a recoger
mis pedazos y recomponerme sin tiempo,
(inexistente y tacaño) que como ave
no me sirve para el diario vuelo.
Liviana, por que te sé marino y libre,
liviana, porque simplemente te llevo
sin aquel cansancio pegado de mi noche.
Liviana, porque en mis rincones
sólo hay este preciso y presente amor
que me lleva a soltar anclas
y navegar carente de equipaje.



Antonietta Valentina

3 comentarios:

Rosa Iglesias dijo...

Mi querida poeta, hermana,
gracias por este poema tan emotivo, tan verdadero y sentido Tan tuyo
Gracias Antonietta Valentina por ser tan buena amiga y compañera

Te quiero
(ojalá te guste esta lectura mía)

Rosa

antonietta valentina bustamante dijo...

Me gusta, me gusta mucho tu voz en mi verbo, lo enalteces, lo haces hermoso. Esa voz tan hermosa, tan diáfana, esa exclamación!!!
Un honor para mí que hayas tomado este poema simple y lo hayas elevado tanto.
Te quiero tanto Rosa, pocas son las personas que llevan tu don, tu humildad, tu belleza interior y ese concepto d eamistad tan noble y grande. Mil beso y de nuevo gracias.

Rosa Iglesias dijo...

Gracias, Antonietta, por decirme estas cosas tan bonitas

Gracias amiga mía, yo también te quiero muchisimo y tu palabra se sostiene por si misma, yo solo leo lo que pone...Un abrazo, poeta...Tu amistad es una joya auténtica para mí

Mil besos, mi niña

Rosa