martes, 9 de marzo de 2010

CEMENTERI DAVALL DE L'ESTANY NEGRE ...de Pere Bessó




LLEGIT per ROSA IGLESIAS




CEMENTERI DAVALL DE L'ESTANY NEGRE






Ací l’ombra del cel grata,
és purament aproximació secundària del cel,
calcomania del cel,
estel que esclata enmig de tots els estels més ordinaris.
Els edificis enderrocats pels besllums sense ales
són més petits que jo,
Un estel fosc per a cada resident que dorm
sense la cura de cap àngel.
Al gafet de pastor un parany de pardalets penja buit.

Ni es balanceja.
La fresca de la nit alça una flaire de sang,
picantoseta com brots de l’herba ressequida
guardats en bossa de cuir negra,
De seguida put.

Una foscor de silencis
i dols blaus ens han caigut al damunt.
Jo reprenc absent el seu vol,
El pensament reprén el tast d’allò que encara no conec.
El sender gris del carro de la pesta està renglat d’oliveres.
Els seus arrels poden tocar ara els morts,
escriví el poeta.
La mort pot tocar les oliveres,
les amortallades estrelles,
la mortaldat mateixa
a través dels seus porus empolsegats de mort.
Estic tan cansat que em gitaria ací
però no estic prou cansat
perquè el meu darrer buf de nova intifada es detinga.

Un anyell lleixivat blanquejà les lloses d’Arafat i Darwish.
Gaza és el mot gravat en aiguafort
que m’enganxa a la vida
com un narguil de plata somnolenta.
Per a tu l’anyell de les meues paraules
que no lleva el pecat de les bombes del món.
Gaza, el somni del rínxol de la calavera
a la porta del llosal dels innocents
on les meues mans han estat fregant-te
com una icona enrunada de la pau.
Pense en els ossos,
anques espellegades vivint entre nosaltres demà

i alene, Gaza, el suau perfum
de la glòria teus màrtirs.
I transgredesc el somni dolç de les mares de Gaza,
trene les cintes dels somnis de les jóvens de Gaza
i tibe la pell d’aquests morts que no tenen res a oferir-nos,
ni tan sols el darrer lligament al crit de la luxúria
dels seus cossos cremats.
Mai no hi haurà mai bastants canelobres caiguts
per a esmenar açò.
Perduts per perduts, les udolades es perden
en les oliveres de l’altra banda del pas,
que vinclen les seues branques avergonyides
i s’esgarrifen.



Pere Bessó




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




CEMENTERIO BAJO DE LA LAGUNA NEGRA




Aquí la sombra del cielo escarba,
es puramente aproximación secundaria del cielo,
calcomanía del cielo,
estrella que estalla en medio de todas las estrellas más ordinarias.
Los edificios destruidos por los deslumbres sin alas
son más pequeños que yo,
Una estrella obscura para cada residente que duerme
sin el cuidado de ningún ángel.
En el corchete de pastor una trampa de pajarillos cuelga vacío.
Ni se balancea.
La fresca de la noche levanta un aroma de sangre,
picantillo como brotes de la hierba reseca
guardados en bolsa de cuero negra,

Enseguida hiede.
Una obscuridad de silencios
y duelos azules nos han caído encima.
Retomo ausente su vuelo,
El pensamiento retoma el sabor de lo que aún no conozco.
El sendero gris del carro de la peste está enfilado de olivos.
Sus raíces pueden tocar ahora los muertos,
escribió el poeta.
La muerte puede tocar los olivos,
las amortajadas estrellas,
la mortandad misma
a través de sus poros polvorientos de muerte.
Estoy tan cansado que me acostaría aquí,

pero no estoy tan cansado
para que mi último resuello de nueva intifada se detenga.
Un cordero lixiviado blanqueó las losas de Arafat y Darwish.

Gaza es la palabra grabada en aguafuerte
que me engancha a la vida
como un narguile de plata soñoliento.
Para ti el cordero de mis palabras
que no quita el pecado de las bombas del mundo.
Gaza, el sueño del rizo de la calavera
a la puerta del losar de los inocentes
donde mis manos han estado rozándote

como un icono derrocado de la paz.
Pienso en los huesos,
ancas despellejadas viviendo entre nosotros mañana
y respiro, Gaza, el suave perfume
de la gloria de tus mártires.
Y transgredo el sueño dulce de les madres de Gaza,
trenzo las cintas de los sueños de las jóvenes de Gaza
y estiro la piel de estos muertos que no tienen nada que ofrecernos,
ni tan siquiera la última liga al grito de la lujuria
de tus cuerpos quemados.
Nunca habrá bastantes candelabros caídos
Para corregir esto.
Perdidos por perdidos, los aullidos se pierden

en los olivos del otro lado del paso,
que retuercen sus ramas avergonzadas
y se desgarran.


Pere Bessó

6 comentarios:

Perfecto dijo...

Llegan hondo, muy hondo las palabras de Pere, pronunciadas con esta voz tan hermosa y profunda.
Gaza, la tan amada Gaza, la palestina Gaza, otra ciudad desangrada que hace aparecer en el ojo de las antiguas victimas la bestia sangrienta.

Mi enhorabuena a ambos

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso poema en catalán y en castellano.

Hermosa voz que nos conmueve con la tragedia de Gaza.

Pere, me encanta esta obra de arte. Poemazo.

Rosa, ya sabes que me gusta mucho cómo recitas.

Un beso a ambos

Felicitaciones
Ana

Rossana dijo...

A Pere Bessó y a Rosa Iglesias

UN ABRAZO

Rossana

Rosa Iglesias dijo...

A PERFECTO...

Poema inmenso el de Pere Bessó, en el que se llega a rozar la cuarta dimensión de la palabra, en el viaje a través de ella...al mundo de la emoción

La sangre, siempre es roja, siempre aturde, siempre duele, siempre mana de una herida....

Mis abrazos compañero, una gran suerte ha sido para mi, conocerte, poeta


Gracias, Perfecto, muchas gracias por venir

Rosa

Rosa Iglesias dijo...

Gracias na

Pere ya sabe, cuánto le agradezco su poesía en este rincón del verso hablado
y a tí amiga mía, por habérme descubierto el universo de su palabra grande

Abrazos para ambos con muchísimo cariño

Rosa

Rosa Iglesias dijo...

Ross, también besos y abrazos para tí

Gracias por hacerte visible y presente y tan siempre conmigo

Te quiero, hermana


Rose