lunes, 5 de julio de 2010

LA ESCALA DE LA ASCENSIÓN...de Abraham Abulafia





LEÍDO por ROSA IGLESIAS




LA ESCALA DE LA ASCENSIÓN





Abraham, Abraham desciende.
Abraham, Abraham asciende.
Aguas de nieve, el granizo devasta.
Aguas de pozo, el valle se empobrece.

La verdad es semejante a una escalera, para alabar a la Roca
principio de los intelectos supremos
sin determinación, su nombre es las diez sefirot
adoradas por los corazones circuncisos.

El ser dotado de inteligencia sigue las diez disposiciones
entregadas en la fe a los intelectos.

Son las vías de la expresión vocálica
se transmiten, pero ascienden y descienden.

Se forman, pero no con la composición de las criaturas
en las letras están combinadas y sopesadas.

Su nave rebosa de abundancia
y su balanza de sonidos y voces.

En su ser se regula toda permutación
firmamentos con la base de las criaturas humildes.

Lejos se hallan de la luz de las luminarias
su estela es el principio rector de toda actividad.

Los sonidos de la lengua están unidos a ellas
su manantial brota del manantial de la doble vida.

Truecan el nombre de esclavas por el de señoras
llaman señores a los esclavos.

Sin par, igual que piedras preciosas
se han consultado, y de ellas dimana una ley suprema.

Unidas y dispuestas en líneas de versos
para venerar y exaltar al Señor de los que celebran.

Se adhieren a la imagen de la materia en la forma
esencia son del Nombre, contenidas están en él.

Inmensidad de lo particular y lo general
sabed cuál es el fundamento de los accidentes en las formas.

¿Los hábitos internos no son, quizás, circunstancias y objetos?
pisoteados sin norma, ni ley.

Desdichado de mí, si en los cuerpos de los necios
sin conocimiento, las almas permanecen prisioneras.

El señor convierte en profetas los corazones nobles
expresiones de voluntad, en instantes fugaces.

Antes que nada, instruir a los ignorantes
de modo que teman los pecados y las tentaciones.

Las tablas grabadas están llenas de mensajes
la Roca los escribió con letras radiantes.

Todas las expresiones encierran sentidos ocultos
¿quizás para preservarlas en el joyero de la vida?

Porque con los seres sin conocimiento, con los ignorantes
los salmos quedan sin protección.

Dulces como la miel son las palabras vacías
según lo que dicen los extranjeros.

Las reglas del cuerpo sirven para realizar sus fines
los otros, los deseos, no tienen orden.

Parece perfecto: sus números revelan el valor de la fe
y las doctrinas de la tradición los ha elegido la Roca con cuatros estandartes
los ha transmitido, para que se cumpla toda indagación.

Sois la Verdad, oh nombres, principios sublimes
aquilatados en nuestro corazón por la alabanza.



Abraham Abulafia

2 comentarios:

María García Romero dijo...

Rosa, este poema que, casi me sé de memoria, de tantas veces como lo he leído, adquiere un nuevo valor en tu palabra.¿Cómo es posible, hermana, con tanto tiempo como nos separa, su verbo nos llegue directo, vigente, como una revelación que siempre hemos esperado?...Celebro que también a ti te revele su luz, que se cumpla la ley universal, esa que une a los iguales, esa que hace que nos reconozcamos.
Abrazo esta palabra, la Roca inspiradora, te abrazo a ti y, te bendigo.
María.

Rosa Iglesias dijo...

María, antes que nada quiero darte las gracias por descubrirme a Abraham, sabio comunicador de la verdad a través de la palabra
Fascinanteesta, para mi, revelación de La Escalera
Hermana, gracias

Te quiero Marieta

Rosa