viernes, 17 de mayo de 2013

KOSOVO de Maribel Tejero Toledo






 KOSOVO






Ahora a vosotros os llamo;
a todos por vuestro nombre:
Hombres, hermanos de los Hombres,
a Todos los sin nombre,
a Todos los que el corazón os grita,
en nombre
de los que no dicen su nombre,
porque se lo sellaron,
porque se lo silenciaron.
A Todos los que la tierra ya no reconoce,
a Todos, los que sólo gritan vuestras heridas
con sangre y sin sangre.
A Todos los que sólo os queda,
-ni el aire-
porque os lo dosifican.
A Vosotros los que hoy vagáis por los montes
en busca de vuestro vientre.
A Vosotros los que sólo tenéis
el primer llanto como bagaje,
a Vosotros, los hombres que
os avergonzáis de serlo,
porque habéis sentido que no lo sois,
porque la palabra ya no existe,
ni tiene posibilidad de sueño
porque el Otro, igual, ha muerto,
en nombre del espacio medido
de la frontera.
A Vosotros que extendéis la mano
con la herida,
a Vosotros los que nunca tuvisteis nombre
porque sólo teníais razón de Amor.
A Vosotros los hombres, sin nombre
que la tierra ocupada deshecha,
a Vosotros todos los olvidados
los que fuisteis Verbo,
solo en el Infinito Eterno
antes de Todo;
a Vosotros en los que el Todo se reconoce
porque es El Mismo.
¡Oídme!, yo también os pertenezco,
yo que ahora también
quiero silenciar mi nombre
porque me pesa demasiado tenerlo.



Maribel Tejero Toledo