lunes, 31 de mayo de 2010

LOS OJOS DEL POETA...de María García Romero






LEÍDO por ROSA IGLESIAS




LOS OJOS DEL POETA
( A Rosa Iglesias )





Al raso de la vida, deambulo,
por la Caleta libre de mi orilla.
La mar que teje el sueño,
que sostiene,
en su emoción atlante,
el trino de las aves que me buscan.
Algas y caracolas de la cuna,
donde sigo soñando,
esa luz irreal,
esa rosa cerrada de perfumada cal,
blanca paloma en cruce de caminos;
eucaliptos guardianes plantados en el alba,
Guadalete que gime,
castillo de Matrera,
inmensos olivares,
con sus huellas de sol sobre los hombres.
Duendes que taconean,
el compás de su aire,
como un embrujo,
o, acaso sean los ojos del poeta.


María García Romero

domingo, 30 de mayo de 2010

EL ENCAJE DE LA GATA ...de Cristian Marcelo Sánchez




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




EL ENCAJE DE LA GATA





Entre las sobras de comida, y la cocina mugrienta,
como una de esas ancianas
que pide limosnas en la Avenida Segunda,
entre el orgasmo familiar y la ninfa
que se corta las uñas como pétalos de jacinto,
entre cada cosa que se lleva el olor del deseo,
no buscaba más que misteriosas maravillas:
labios ácidos y perfectos,
la cabellera nocturna como la crin del aire,
los miembros níveos y densos
como una vuelta al paraíso primero,
donde aún se prueba el placer de los dioses paganos.
No quiso otra cosa en esta vida,
sino desnudar el viento bajo la escalera,
en el baño donde se juega con la lluvia graciosa,
sinuoso río en claroscuro,
y también sexo a todas horas y a escondidas.
En esta vida buscó, calle tras calle,
las rutas a una aldea imaginaria,
la piel de la brisa, implacable y madrigal,
el delirio que se siente a través
de los encajes de la gata,
como quien sabe que el jardín de las piernas
nos lleva a la vorágine del sueño.
Entre los arbustos, que ocultan una vida más honda,
buscó la cintura y los muslos de niebla,
como paisajes sangrientos y sueños oceánicos,
como si el amor fuera una flor o adefesio,
y entre las sobras y las calles mugrientas
donde las ancianas piden limosna,
la vida fuera semejante a la muerte.


Cristian Marcelo Sánchez






LLEGIT per ROSA IGLESIAS




LA RANDA DE LA GATA

( Traduït per Pere Bessó )





Entre les sobralles de menja, i la cuina llardosa,
com una d’aqueixes velletes
que demana almoina en l’Avinguda Segona,
entre l’orgasme familiar i la nimfa
que es talla les ungles com pètals de jacint,
entre cada cosa que se’n du l’olor del desig,
només buscava misterioses meravelles:
llavis àcids i perfectes,
la cabellera nocturna com la crina de l’aire,
els membres nivis i densos
com un retorn al paradís primer,
on encara es prova el plaer dels déus pagans.
No volgué cap altra cosa en aquesta vida,
sinó despullar el vent davall de l’escala,
en el bany on es juga amb la pluja graciosa,
sinuós riu en clarobscur,
i també sexe a tota hora i d’amagatotis.
En aquesta vida buscà, carrer rere carrer,
les rutes a una vila imaginària,
la pell de la brisa, implacable i madrigal,
el deliri que se sent a través
dels encaixos de la gata,
com qui sap que el jardí de les cames
ens du al remolí de la son.
Entre els arbustos, que oculten una vida més fonda,
buscà la cintura i les cuixes de boira,
com paisatges sagnants i somnis oceànics,
como si l’amor fóra una flor o disbarat,
i entre les sobralles i els carrers greixosos
on les velletes demanen almoina,
la vida fóra semblant a la mort.


Cristian Marcelo Sánchez

EL LENTO PROCESO DE LA METAMORFOSIS ENCEFÁLICA...de Tori Escalante




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




EL LENTO PROCESO DE LA METAMORFOSIS ENCEFÁLICA.





Siempre esperan las mareas pautas
al igual que mis deseos pretextos para hacer locuras,
para ignorar las horas inexistentes,
pasear a solas con la noche para oírme yo mismo,
acecha el monóxido cual depredador ávido de pulmones,
aparecen las ratas bípedas las que según algunos no existen,
¿acaso existen los santos de todas las devociones?
¿acaso existe una vara fidedigna que no tenga doble contabilidad?
¿acaso existen los altruistas absolutos?
cobran en especie enormes racimos de vanidad
¿acaso existe algún espécimen perfecto?
el que ladra no muerde, otros muerden al amo y besan a los cacos,
¡paradójico hecho el que( ladra y muerde) no es un perro!
¿es la vida esperpéntico transito hacia ninguna parte?
¿es la existencia engaño y la felicidad apaño?
…Qué bella es la fachada de esta vergonzosa hacienda,
lástima que sólo tenga un milímetro de grosor…
qué bellos, son los cánticos
a la luna….
Los hebdomadarios ósculos cuya condición ( sine qua non)
es, no dotarlos de molestos trasiegos….
¿No será que a veces algunos prefieren el ruido a las nueces?
qué bellos son los arbolitos que no se tuercen…
las cabezas derrotadas ante tanta “grandeza”
qué bellas son las frases que uno espera oír…
..y es que quizás a alguno no le haga falta cruzar el Rubicone
para saber que: ¡Alea jacta est!.....
¡…Nunca fue tan rápida la metamorfosis encefálica…!.



Tori Escalante

sábado, 29 de mayo de 2010

POETA DIVINO ...de Esther Gladys Noriega





LEÍDO por ROSA IGLESIAS



POETA DIVINO





Porque creí verlo entre las sombras
porque creí que llegaba desde el más allá…
porque creí que su luz era sólo mía y eterna.

Porque él fue mi luz en la poesía,
porque me alumbró con la llama de su alma.
Gracias a sus enseñanzas,
a sus consejos, a su sabiduría…
aquí estoy.

Sé que desde algún punto infinito,
de un átomo, molécula, partícula,
de alguna galaxia abismal,
de algún punto impreciso
de todo el universo,
los ojitos de su alma me observan
su esencia me acompaña.
El lado transparente de su ser
está aquí,
junto a cada una de mis letras.

Hoy quiero dejar sellado mi homenaje
a quien fue mi único maestro, mi guía, un sueño
hecho realidad, dentro de mi alma - mi hacedor -
¡ Lo extraño tanto !…

Él es, era y será siempre mi …

** POETA DIVINO **

¡Mi Rey grande! ¡Mi aliento!
entre los grandes, mi luz en la poesía.
Tus palabras son bálsamo a mi pensamiento,
tu corazón es un sagrario que me alegra la vida.


Tu latente inquietud es mi renacimiento,
y tu adorable virtud ... ¡ mi guía !
Me tienes inmersa en burbujas cristalinas
de románticas palabras.
Me rodeas, me encierras, me raptas
en círculo interno de gemas finas.

Mi adorable poeta,
quiero uncirte en perfumes de azahares
en homenaje a ésa tu luz que admiro,
la inmarcesible rosa entre rosales
que simboliza la pureza de tus versos que respiro
junto a tu alma noble, tierna, grande.

Tienes la grandeza del mar y sus istmos.
Eres el sol que entibia mi alma,
con tu voz que acaricia .... que me calma...
¡Mi inalcanzable sueño, te admiro!

“Su Presencia selló sin escozor
el valle azul de mi prosa.”

“En esta vida
hay que conservar los mejores recuerdos
por eso hoy los guardo en el relicario
de mi alma”


Esther Gladys Noriega

MI ALMA EN BUENOS AIRES...de Eduardo Cortese




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




MI ALMA EN BUENOS AIRES





Y si te digo que
yo salto a Buenos Aires
y entre baldosa y baldosa
escucho un tango,
y entre lunas y estrellas
te encuentro en cada esquina
así
simplemente silenciosa
esperando un cappuccino
para enredarse al alma
entre beso y beso
entre caricia y sueño
para seguir saltando a Buenos Aires
y al olor de su río
y sus recuerdos
y al compás de los tangos
que no supimos bailar
que no sabemos bailar...

Y si te digo que
yo ando a Buenos Aires,
con la frente bien alta,
de tu mano y tu aroma
acompañando a mi cuerpo
con esa dosis justa de sonrisa y...
...y ese aroma a tango
en cada esquina,
la plaza de San Telmo,
la iglesia Inmaculada,
el parque Centenario
o esa calle aún antigua
que ya no tiene nombre
porque nos perdimos en ella
en algún rincón
sobre una pared de niebla,
o en un árbol sin sombra...

Y si te digo que
yo canto a Buenos Aires
cada vez que le miro el cielo
iluminado de lunas que robaste
iluminado de sonrisas que plantaste
y anonadado por narices rojas.

Y si te digo que
saltemos a Buenos Aires
y te vengas a mi cama
y así abrazados
en el silencio de los poros
me acaricies suave el alma
y te sonría yo
suave en besos...

Y si te digo que
estás en Buenos Aires
Mareándome de lunas
Rimando tus poemas sobre mi espalda yerta
Tarareando mis sombras, entre tu canto de sirena.

Y si te digo que
te encuentro en Buenos Aires
sentada en cualquier parte
callada, sensual, ardiente,
sonriente, suave y frágil
mirando lunas o sorbiendo el aire,
sólo
esperándome.



Eduardo Cortese


jueves, 27 de mayo de 2010

LIVIANDAD...de Antonietta Valentina

LEÍDO por ROSA IGLESIAS




LIVIANDAD




Liviana me presiento
allá, desde tu partida,
entre el cenáculo y la alquimia
con una palabra a flor de alma.
En la liviandad del ahora omnipresente,
se levanta una voz diáfana
que agita su paz, su misión cumplida.
Antes de este ahora
que en pasado fue dolor
y rasguñaba todos mis confines,
en aquel ahora
que se presentía futuro de tormentas,
quedó mi pensamiento adormecido
y sólo estoy olvidando los ayeres
y los mañanas, otros rumbos, otras aguas.
Para desde este hoy, comenzar a recoger
mis pedazos y recomponerme sin tiempo,
(inexistente y tacaño) que como ave
no me sirve para el diario vuelo.
Liviana, por que te sé marino y libre,
liviana, porque simplemente te llevo
sin aquel cansancio pegado de mi noche.
Liviana, porque en mis rincones
sólo hay este preciso y presente amor
que me lleva a soltar anclas
y navegar carente de equipaje.



Antonietta Valentina

miércoles, 26 de mayo de 2010

REVELACIÓN....de José María Pemán





LEÍDO por ROSA IGLESIAS




REVELACIÓN





¡Cómo volaba el pensamiento mío!…
Fue un dulce anochecer. Se adivinaba
por su rumor, bajo la peña, el río,
y la mano del viento preludiaba
un aria triste en el pinar sombrío.
Como una bruma de melancolía,
no sé qué dulce calma bienhechora
pasó rozando con el alma mía…
Tú que en mí estás, mujer, a toda hora,
¡nunca has estado en mí como aquel día!…

Quise gritar mi pena.
y ante la soledad de los caminos
alfombrados de luna y la serena
quietud de muerte de la noche, llena
de olor de flores y rumor de pinos,
«¡La quiero!…», dije con fervor sincero.
«¡La quiero!…», repetí, y el aire blando,
con un rodar de voces fue gritando
desde la sierra hasta el pinar: «¡La quiero!

Callé y calló la noche. El alma mía
volvió a encerrarse en la melancolía
de este secreto amor hondo y austero,
que nadie sabe y del que nada espero…
¡Sólo lo supo el agua que corría
y una flor desvelada, que tenía
una cita de amor con un lucero…!



José María Pemán

MUERTE EN LOS TRIGALES...de Isabel Nuñez Jiménez

LEÍDO por ROSA IGLESIAS




MUERTE EN LOS TRIGALES





Con el rojo se han vestido
la luna y el campo llano,
la navaja ha relucío.
Dos hombres se han enfrentado
por una cara morena
que de horror se ha dibujado.
En esos mismos trigales
hace dos lunas que estaba
el demonio de la carne.
Sus muslos rojo azabache,
sus vestiduras, rasgadas.
Jura venganza su padre.

A su encuentro sale ya
escondido entre las sombras,
el mozo no sabe ná.
Hoy es muerte en los trigales
lo que ayer era deseo,
Ay madre qué pena grande.
¡Ay madre, madre!
ya el honor fué vengado,
¡pobre del padre!
.
Amanece sobre el pueblo,
con el cielo racheado
como cuchillos sangrientos.
Canta el gallo el despertar,
a lo lejos dos plegarias
por la muerte del zagal.
De la justicia, al pasar,
resuenan huecos los pasos
entre paredes de cal.
Ya le vienen a apresar
dos migueletes hermanos
de sangre y de voluntad.

¡Ay madre, madre!
ya el honor fué vengado,
¡pobre del padre!

Se tienden pañuelos negros,
donde ayer se oyó cantar
hoy es lloro lastimero.
No perfuma el jazminero,
no da rosas el rosal
ni limón el limonero.
Volaron dos cuervos negros,
ataron sus manos rojas
a un destino prisionero.

¡Ay madre, madre!
ya el honor fué vengado!
¡pobre del padre!.


Isabel Nuñez Jiménez



martes, 25 de mayo de 2010

PERSONALIDADES ...de Rosa Iglesias

LEÍDO por ROSA IGLESIAS



PERSONALIDADES





Pasiones heridas como fieras escampan
sinsabores mansos pero labios agridulces

Furtivas sonrisas ensanchan las bocas
como hambres insaciables llenas de besos y de bocados

Desaforados goces de signos impertérritos y vacuos
son como indescifrables amplitudes sísmicas del cielo

Plenitudes…pálpitos…plenilunios sin luna y eclipses sin miedo

Occipitales los descerebrados sensibles e impertubables
pensamientos lentos ….a superficiales conclusiones invitan

Tú ………Pronombre ajeno lleno de connotaciones propias al verbo
Yo…(Tú también)……………….Pronombre propio e impropio a lo mío
y quien sabe si a lo Tu-Yo….o a lo de ambos.

Pero ellos están demasiado lejos de nosotros
Y vosotros os aferrais a ser diferentes a todo lo nuestro

Todos menos él han venido
y ...yo....
como sin nadie me siento

Pasiones heridas como fieras escampan
sinsabores mansos pero labios agridulces

Furtivas sonrisas ensanchan las bocas
como hambres insaciables llenas de besos y .. de bocados

Y tú …no has venido….Pero ..¿por qué?.....Ya faltais ...dos

Occipitales los descerebrados sensibles e imperturbables
pensamientos lentos ……a superficiales conclusiones invitan....

Os echamos de menos a vosotros ...lo sabiais? Nosotros, estamos

Tú …pronombre ajeno lleno de connotaciones propias al verbo..
y a la sustancia

A ti te lo digo …¿lo entiendes o no? Te lo estoy diciendo, yo, personalmente
para que te des cuenta de una vez que existes también para mí

Yo….......También tú y él y nosotros y vosotros y ellos y TODOS

Plenitudes…pálpitos….plenilunios sin luna y eclipses sin miedo

¿ Por qué cuando solamente estoy yo….seguro que tú
también estás conmigo aquí presente y yo ni lo siento……?

Desaforados goces de signos impertérritos y vacuos
como olvidados pero por nadie porque tal vez
todos seamos ninguno

....Pasiones heridas como fieras...........


Rosa Iglesias

sábado, 22 de mayo de 2010

A MIS SOLEDADES VOY...de Lope de Vega





LEÍDO por ROSA IGLESIAS




A MIS SOLEDADES VOY





A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.
No sé qué tiene la aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo
no puedo venir más lejos.
Ni estoy bien ni mal conmigo;
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo.
Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo
un ignorante soberbio.
De cuantas cosas me cansan,
fácilmente me defiendo;
pero no puedo guardarme
de los peligros de un necio.
El dirá que yo lo soy,
pero con falso argumento,
que humildad y necedad
no caben en un sujeto.
La diferencia conozco,
porque en él y en mí contemplo,
su locura en su arrogancia,
mi humildad en su desprecio.
O sabe naturaleza
más que supo en otro tiempo,
o tantos que nacen sabios
es porque lo dicen ellos.
"Sólo sé que no sé nada",
dijo un filósofo, haciendo
la cuenta con su humildad,
adonde lo más es menos.
No me precio de entendido,
de desdichado me precio,
que los que no son dichosos,
¿cómo pueden ser discretos?
No puede durar el mundo,
porque dicen, y lo creo,
que suena a vidrio quebrado
y que ha de romperse presto.
Señales son del juicio
ver que todos le perdemos,
unos por carta de más
otros por cartas de menos.
Dijeron que antiguamente
se fue la verdad al cielo;
tal la pusieron los hombres
que desde entonces no ha vuelto.
En dos edades vivimos
los propios y los ajenos:
la de plata los extraños
y la de cobre los nuestros.
¿A quién no dará cuidado,
si es español verdadero,
ver los hombres a lo antiguo
y el valor a lo moderno?
Todos andan bien vestidos
y quéjanse de los precios,
de medio arriba romanos,
de medio abajo romeros.
Dijo Dios que comería
su pan el hombre primero
con el sudor de su cara
por quebrar su mandamiento,
y algunos, inobedientes
a la vergüenza y al miedo,
con las prendas de su honor
han trocado los efectos.
Virtud y filosofía
peregrinan como ciegos;
el uno se lleva al otro,
llorando van y pidiendo.
Dos polos tiene la tierra,
universal movimiento;
la mejor vida el favor,
la mejor sangre el dinero.
Oigo tañer las campanas,
y no me espanto, aunque puedo,
que en lugar de tantas cruces
haya tantos hombres muertos.
Mirando estoy los sepulcros
cuyos mármoles eternos
están diciendo sin lengua
que no lo fueron sus dueños.
¡Oh, bien haya quien los hizo,
porque solamente en ellos
de los poderosos grandes
se vengaron los pequeños!
Fea pintan a la envidia,
yo confieso que la tengo
de unos hombres que no saben
quién vive pared en medio.
Sin libros y sin papeles,
sin tratos, cuentas ni cuentos,
cuando quieren escribir
piden prestado el tintero.
Sin ser pobres ni ser ricos,
tienen chimenea y huerto;
no los despiertan cuidados,
ni pretensiones, ni pleitos.
Ni murmuraron del grande,
ni ofendieron al pequeño;
nunca, como yo, firmaron
parabién, ni pascuas dieron.
Con esta envidia que digo
y lo que paso en silencio,
a mis soledades voy,
de mis soledades vengo.



LOPE DE VEGA

jueves, 20 de mayo de 2010

LA LUZ CREADORA...de Clara Fuente





LEÍDO por ROSA IGLESIAS




LA LUZ CREADORA





Me he sumergido en el agua, ese magma donde se crea la vida.
El agua dulce, el agua salada, el agua del líquido amniótico donde siempre hay algo nuevo,
algo renovado.
Esa masa líquida en la que se amortiguan los sonidos del mundo y
un vacío reduce el trabajo de la máquina de pensar para permitir sentir el soplo del Espíritu.
Como un rayo que traspasa la superficie en movimiento,
la luz creadora penetra entre las células, entre las moléculas,
entre sístole y diástole,
discurriendo por las circunvoluciones bajo la corteza cerebral y
que inunda de amor, paz y belleza el instante irrepetible
de encontrarse con el enviado de Dios.

Todo agua, todo amor, todo milagro en el preludio de la primavera.



Clara Fuente



.

NÚVOLS DEL MIGDIA...de Candela Martí


LLEGIT per ROSA IGLESIAS




NÚVOLS DEL MIGDIA




No puc lluitar contra el tossut destí.
No puc lluitar contra la verda vida.
El teu cor i el meu cor estan cosits
amb fil daurat de núvols del migdia.
Perquè creus que pots demanar més,
si jo ja t’he donat el que tenia?
Tot el que soc se’n va darrera teu
quan arrives i em parles amb dolçura.
M’omples de flors, de sol i de paraules
i jo m’entrego amb perfum de melangia.

No, amor, ja no puc donar-te més.
Ja ho tens tot.
Ja tens tot allò que tu volies.



Candela Martí






NUBES DEL MEDIODÍA




No puedo luchar contra el tenaz destino
No puedo luchar contra la verde vida.
Tu corazón y el mío están unidos
con el dorado hilo de las nubes del mediodía.
¿Por qué crees que puedes pedir más
si yo ya te he dado lo que tenía?
Todo lo que soy se va detrás de ti
cuando llegas y me hablas con dulzura.
Me llenas de flores, de sol y de palabras
y yo me entrego con perfume de melancolía.

No, amor, ya no puedo darte más.
Ya lo tienes todo.
Ya tienes todo aquello que querías.



Candela Martí

martes, 18 de mayo de 2010

LA LUNA MURIENTE...de Mónica Suhurt




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




LA LUNA MURIENTE





Caminan el serpenteado camino
que circundan
las sombras de la muerte

El silencio cabalga sin rumbo
lento…muy lento
hacia el abismo de los recuerdos
que entre las tinieblas de la oscuridad
lloran la ausencia de la luz

Sangran las palabras
y son ciegos a su sangrar
como sordos a sus gritos

Inertes quedaron
sobre un negro cielo
invadido de ausencias
los suspiros de la esperanza

Se desvanece la noche.

Queda a ciegas, la Luna



Mónica Suhurt







LA LLUNA MORINT-SE




Caminen el serpentejat camí
que circumden
les ombres de la mort

El silenci cavalca sense rumb
lent...molt lent
cap a l'abisme dels records
que dins les tenebres de la fosca
ploren l'absència de la llum

Sagnen les paraules
i són cegos al seu sagnar
com a sords són als seus crits

Inerts van quedar
sobre un negre cel
invadit d'absències
els sospirs de l'esperança

S'esvaïx la nit.

Es queda a cegues, la Lluna



Mónica Suhurt

domingo, 16 de mayo de 2010

EL NÁUFRAGO...de Domingo F. Faílde





LEÍDO por ROSA IGLESIAS




EL NÁUFRAGO




Donde empieza la noche, acaba el mar.
Así, mientras asciende
el neón a los cielos,
el viento de levante cruza las avenidas,
el parque silencioso, a estas horas vacío,
las tabernas extrañamente solas,
y se instala tal vez en las esquinas,
como un velero oscuro,
trepando por la niebla.

Sabes que no conduce a ningún paraíso,
que atrás quedó el jardín
con su rumor de nombres,
la intemperie borrando las huellas de tu vida
y unos datos confusos pendientes de un papel.

Insistes, sin embargo, por las calles desiertas,
buscando esos lugares que nadie ha transitado,
los techos protectores
o un retazo de estío,
lejos de la memoria que camina despacio
hacia la soledad azul y las mareas.

Duerme tras las ventanas Algeciras. Ingrávida,
tiende su pulso lento sobre los almohadones.
Deja que el viento brame y el tiempo gire en ella
como una peonza de cristales y espuma
en los acantilados de la madrugada.

Lo sabes, sí, esta Isla
se ha acostado temprano y ha apagado las luces.
El invierno deambula por los muelles, inciertos.
Corta la niebla el filo ronco de las sirenas.

Pero el náufrago corre,
sin rumbo, hacia la aurora,
hacia los tristes templos del fracaso y el frío,
hostigado por sombras y rayos y lebreles,
hacia los tristes puertos de la desolación.

Donde empieza la noche, acaba el mar.
Un cuerpo hermoso, un cuerpo,
como un rosal vencido,
el río de los sueños vierte sobre la playa.



Domingo F. Faílde

viernes, 14 de mayo de 2010

ADEMÁS...de Carmen Parra - Stella -




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




ADEMÁS




Además de todo lo que decís que soy
soy lágrima y caricia
Piel rota ante la herida
Mujer que amamanta y da vida
Soy voz desde mi vientre
para acallar el dolor de la injusticia
Mujer que se dobla como espiga
y se muele como grano
al entregarse a la caricia
Soy hija
Amiga
Esposa
Madre
Amante eterna en el rito de la vida
De mirada limpia
Sangre caliente
Libre como las aves
a pesar de las trampas que tiende la vida
Y viva… siempre viva, aunque yazca inerte
al recibir golpes brutales que siegan tu vida
La siegan como hierba …y se eleva como pavesa
Soy brisa delicada en la caricia
viento huracanado al entregarse
Así soy……
Mujer
Esposa
Hija
Amiga
Amante eterna ante el rito de la vida



Carmen Parra
- Stella -

ES OLVIDO...de Nicanor Parra




LEÍDO por ROSA IGLESIAS



ES OLVIDO




Juro que no recuerdo ni su nombre,
mas moriré llamándola María,
no por simple capricho de poeta:
por su aspecto de plaza de provincia.
¡Tiempos aquellos! yo un espantapájaros,
ella una joven pálida y sombría.
Al volver una tarde del Liceo
supe de la su muerte inmerecida,
nueva que me causó tal desengaño
que derramé una lágrima al oírla.
Una lágrima, sí, ¡quién lo creyera!
y eso que soy persona de energía.
Si he de conceder crédito a lo dicho
por la gente que trajo la noticia
debo creer, sin vacilar un punto,
que murió con mi nombre en las pupilas,
hecho que me sorprende, porque nunca
fue para mí otra cosa que una amiga.
Nunca tuve con ella más que simples
relaciones de estricta cortesía,
nada más que palabras y palabras
y una que otra mención de golondrinas.
La conocí en mi pueblo (de mi pueblo
sólo queda un puñado de cenizas),
pero jamás vi en ella otro destino
que el de una joven triste y pensativa.
Tanto fue así que hasta llegué a tratarla
con el celeste nombre de María,
circunstancia que prueba claramente
la exactitud central de mi doctrina.
Puede ser que una vez la haya besado,
¡quién es el que no besa a sus amigas!
pero tened presente que lo hice
sin darme cuenta bien de lo que hacía.
No negaré, eso sí, que me gustaba
su inmaterial y vaga compañía
que era como el espíritu sereno
que a las flores domésticas anima.
Yo no puedo ocultar de ningún modo
la importancia que tuvo su sonrisa
ni desvirtuar el favorable influjo
que hasta en las mismas piedras ejercía.
Agreguemos, aún, que de la noche
fueron sus ojos fuente fidedigna.
Mas, a pesar de todo, es necesario
que comprendan que yo no la quería
sino con ese vago sentimiento
con que a un pariente enfermo se designa.
Sin embargo sucede, sin embargo,
lo que a esta fecha aún me maravilla,
ese inaudito y singular ejemplo
de morir con mi nombre en las pupilas,
ella, múltiple rosa inmaculada,
ella que era una lámpara legítima.
Tiene razón, mucha razón, la gente
que se pasa quejando noche y día
de que el mundo traidor en que vivimos
vale menos que rueda detenida:
mucho más honorable es una tumba,
vale más una hoja enmohecida,
nada es verdad, aquí nada perdura,
ni el color del cristal con que se mira.
Hoy es un día azul de primavera,
creo que moriré de poesía,
de esa famosa joven melancólica
no recuerdo ni el nombre que tenía.
Sólo sé que pasó por este mundo
como una paloma fugitiva:
la olvidé sin quererlo, lentamente,
como todas las cosas de la vida.



Nicanor Parra

jueves, 13 de mayo de 2010

CUANDO PASE EL TIEMPO...Poema 31...de Perfecto Herrera




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




CUANDO PASE EL TIEMPO

Poema 31





Cuando pase el tiempo
y revise el balance de mis vigilias,
las altas noches al borde de los ojos,
los altos ventanales expectantes
por donde llegaría el portador de la luz.

Yo, amante de lo nocturno, de sus misterios,
de sus silencios, de sus paisajes lunares,
de sus mundos e inframundos,
de sus constelaciones desplegadas;
yo, el atento a las pisadas de las almas,
el que nunca llevó bien tu lejanía,
siquiera fuese en tu sueño.

Cuando ojee el libro de mis vigilias
el corazón se abrirá como un sudario,
un sudario amaneciendo;
y será Dios una cosecha de espinas,
un huerto de olivos alfombrado de cálices,
porque la lucha con el misterio
siempre ausenta y ausentó mi sueño;
y será la muerte y todas las pandemias
un ejército desatento e inquisitivo
con un capitán oscuro y ciego
en cada una de las noches.

Mis vigilias.
No hay campo de lirios
lo suficientemente extenso
que pueda cubrir tanto sepulcro
como murieron/ resucitaron
mis vigilias.



Perfecto Herrera


HAMBRE DE DIOS COMO HAMBRE DE PAN Y DE VIDA...de Rosa Iglesias

LEÍDO por ROSA IGLESIAS



HAMBRE DE DIOS
COMO HAMBRE DE PAN Y DE VIDA





Hambre de Dios, como hambre de pan y de vida,
que por la resbaladiza y solitaria pendiente
se va consolidando,
caída,
pedregal bienaventurado y ladera
de la inaccesible montaña, prometida,
en la escalada impotente hacia Dios

Porque caminamos,
solos,
desprotegidos, aniñados y sufrientes
con un ramillete de sangre, adolorida,
impregnando,
de falsedad y esperanza malherida,
la solariega voluntad de las manos

Porque, meditamos,
con una invocación destruída
suplicantes, arrostrados y dolientes
mientras la razón, malentendida,
va recorriendo con su enfermedad infecciosa
la pulcra santidad de las venas

Porque circulamos
con una sangrante y desatendida oración
de fertilizante generosidad, que se riega,
como sal cicatrizante, como loción curativa,
en la espaciosa llanura de la llaga inconsciente,
contenida,
en la ignorancia más cultivada
y más floreciente, del ser,
aunque , más, felizmente, atrevida

Porque, como mendrugo misionero
que asombra de esplendidez a la luz
con su divina simiente,
nutrimos la subsistencia fundamental del día a día
con hornadas candeales de ayunos impacientes,
con desconsolados fermentos,
creciéndose, pan ácimo, sin levadura...

- Inacabables eternidades sembradas, Fe,
entre fisuras,
con las famélicas sequías del místico y ángelico Amor....

Porque nuestra enfebrecida lealtad,
de origen y dolor desconocidos,
está cumpliendo condena, como inconfesable Verdad,
al declararse, bajo falso testimonio
y auténtica libertad de conciencia,
misericordiosa y condoliente, mentira

Hambre de Dios
como hambre de pan y de Vida,
como caridad del presente sin futuro del mañana
Hambre, contra las depredadoras ambi-muertes,
ambiciosas y voraces,
del sacrificado, y mártir, ...Dolor



Rosa Iglesias

domingo, 9 de mayo de 2010

NOTAS DISPERSAS SOBRE EL DESIERTO...de Mariana Bernárdez




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




NOTAS DISPERSAS SOBRE EL DESIERTO




I


Apunte atonal
sensación de la mano resbalando por la sigla de la piel
¿cifra oculta o nomenclatura cierta?
Y al atarnos hacia adentro se deshila la imagen del mundo
permanece la evanescencia de su huida

en el agua-humo de tus ojos
ceniza dilapidando el trazo de la memoria
hasta encallar en la arenisca de la in-cordura.



II


Fue en el azar como límite del pensamiento que la voluntad en su vértigo se jugó la suerte; entre cara o cruz, nada habría de eximirle el ser hija del caos; he ahí el enigma, se dijo a sí misma, tanta paradoja para al final quedarse con un puño de guijarros, pero desconocía la cartografía del umbral de la ausencia y poco se había detenido en la historia inscrita en ese cuerpo suyo anidado en arena.



III


El eco es mucho más que la reverberación de un tremar
acusa en su duración la falsedad del trasiego
y lo efímero de su destreza burla la epifanía del tiempo
No hay artilugio que engañe ni aprese el fluir del río
y lo ido es una sombra que danza en los repliegues del fuego
Nada es para quien deambula por el desierto
a sabiendas de haber perdido la carta de navegación
y en esa inmensidad
deja de aguardar
al punto donde la desesperación deja de ser asidero
y así en esa transparencia recibe el mayor de los dones
no otro sino un nombre por el que será recordado
de boca en boca
de siglo en siglo.



IV


Poco recuerdo del desierto
es como si los ojos se hubieran brillado
y en la opacidad del resplandor
la memoria dejará de ser registro de lo vivido
Sólo la impresión arrojada hacia los sentidos
de haber perdido el oriente
por desconocer la ruta del viento
y el cuerpo dejándose inscribir por su ventolera
Se es otro en su inmensidad
porque se es nada frente a su desolación.



Mariana Bernárdez





LLEGIT per ROSA IGLESIAS




NOTES ESPARSES AL VOLTANT DEL DESERT

( Traduït per Pere Bessó )




I


Apunt atonal
sensació de la mà relliscant per la sigla de la pell
xifra oculta o nomenclatura certa?
I en lligar-nos cap adins aqueix desfila la imatge del món
resta l’evanescència de la seua fugida

en l’aigua-fum dels teus ulls
cendra dilapidant el traç de la memòria
fins a encallar al sauló del des-acordament.



II


Fou en l’atzar com a límit del pensament que la voluntat en el seu vertigen es jugà la sort; a cara o creu, res no hauria d’eximir-li ser filla del caos; heus ací l’enigma, es digué a sí mateixa, tanta paradoxa per a restar al capdavall amb un puny de còdols, però desconeixia la cartografia de la llinda de l’absència i poc s’havia detés en la història inscrita en aqueix cos seu nidificat en arena.



III



L’eco és molt més que la reverberació d’un tremar
acusa en la seua durada la falsedat del trafegament
i l’efímer de la seua destresa burla l’epifania del temps
No hi ha artilugi que enganye ni prenga el fluir del riu
i allò anat és una ombra que dansa als replecs del foc
Res no és per a qui vagareja pel desert
a gratcient d’haver perdut la carta de navegació
i en aqueixa immensitat
deixa d’aguaitar
el punt on la desesperació deixa de ser agafall
i així en aqueixa transparència rep el major dels dons
cap altre sinó un nom amb què serà recordat
de boca en boca
de segle en segle.



IV



Poc recorde del desert
és com si els ulls s’hagueren brillat
i en l’opacitat del resplendor
la memòria deixara de ser registre del viscut
Només la impressió lliurada cap als sentits
d’haver perdut l’orient
per desconéixer la ruta del vent
i el cos deixant-se inscriure per la seua venteguera
s’és un altre en la seua immensitat
perquè no s’és res davant de la seua desolació.



Mariana Bernárdez

viernes, 7 de mayo de 2010

SER O NO SER...de William Shakespeare





LEÍDO por ROSA IGLESIAS



SER O NO SER...

Traducido al castellano por Rafael Pombo





¡Ser, o no ser, es la cuestión!—¿Qué debe
más dignamente optar el alma noble
entre sufrir de la fortuna impía
el porfiador rigor, o rebelarse
contra un mar de desdichas, y afrontándolo
desaparecer con ellas?
Morir, dormir, no despertar más nunca,
poder decir todo acabó; en un sueño
sepultar para siempre los dolores
del corazón, los mil y mil quebrantos
que heredó nuestra carne, ¡quién no ansiara
concluir así! Morir... quedar dormidos...
Dormir... tal vez soñar!—¡Ay! allí hay algo
que detiene al mejor. Cuando del mundo
no percibamos ni un rumor, ¡qué sueños
vendrán en ese sueño de la muerte!
Eso es, eso es lo que hace el infortunio
planta de larga vida. ¿Quién querría
sufrir del tiempo el implacable azote,
del fuerte la injusticia, del soberbio
el áspero desdén, las amarguras
del amor despreciado, las demoras
de la ley, del empleado la insolencia,
la hostilidad que los mezquinos juran
al mérito pacífico, pudiendo
de tanto mal librarse él mismo, alzando
una punta de acero? ¿quién querría
seguir cargando en la cansada vida
su fardo abrumador?... Pero hay espanto
¡allá del otro lado de la tumba!
La muerte, aquel país que todavía
está por descubrirse,
país de cuya lóbrega frontera
ningún viajero regresó, perturba
la voluntad, y a todos nos decide
a soportar los males que sabemos
más bien que ir a buscar lo que ignoramos.
Así, ¡oh conciencia!, de nosotros todos
haces unos cobardes, y la ardiente
resolución original decae
al pálido mirar del pensamiento.
Así también enérgicas empresas,
de trascendencia inmensa, a esa mirada
torcieron rumbo, y sin acción murieron.


William Shakespeare

MI SED DE TI ...de Susana Rodrigues Tuegols




LEÍDO por ROSA IGLESIAS



MI SED DE TI





Mi sed de ti
despertó al ángel desolado
e irrumpió con deseo
benevolente y tierno
tornando el agrio de mi boca seca
en dulzores de almíbar
para siempre…

No arranques la rosa de mis dientes
aún perfuma mis labios ..temblorosa
aún te sorbe en un beso
aquí en mi mente
y aproxima un relámpago sonoro

Cuantas veces con exquisita entrega
dejaste ver tus huesos despojados
y mis ojos que arrullan en la calma
contentos …te besaron



Susana Rodrigues Tuegols


DEJADME SOLO...de Luis Cernuda




LEÍDO por ROSA IGLESIAS




DEJADME SOLO





Una verdad es color de ceniza
Otra verdad es color de planeta
Mas todas las verdades, desde el suelo hasta el suelo,
No valen la verdad sin color de verdades,
La verdad ignorante de cómo el hombre suele encarnarse
en la nieve.


En cuanto a la mentira, basta decirle "quiero"
Para que brote entre las piedras
Su flor, que en vez de hojas luce besos,
Espinas en lugar de espinas.


La verdad, la mentira,
Como labios azules,
Una dice, otra dice;
Pero nunca pronuncian verdades o mentiras su secreto
torcido;
Verdades o mentiras que emigran cuando los ojos mueren.


Luis Cernuda

martes, 4 de mayo de 2010

ARREPENTIMIENTO...de Elisa Golott




LEÍDO por ROSA IGLESIAS



ARREPENTIMIENTO




Y pasarán los años.
Y mi recuerdo aún rondará tu memoria.
Tus labios recordarán mis besos y tus manos creerán que pueden tocarme en el tiempo.
No podrás jamás despertar sin decir mi nombre.
Ni en las noches cerrar tus ojos sin sentir mi perfume.

Caminarás largos senderos,
y ansiarás mi mano en la tuya en el lento andar.
Oirás mi risa cada tarde mientras, solo, mirarás los árboles añosos,
por los ventanales, de esa casa que nos cobijó.

Suspirarás con dolor en el pecho, donde guardas ese corazón que me traicionó.
Y la humedad de mis lágrimas por años vertidas en tu memoria acá en la distancia,
la sentirás en tus mejillas cayendo a raudales y dañarán tu piel.

Y seguirán pasando los años.
Y como una letanía dirás mi nombre con la tristeza más grande que pueda existir.
Y el arrepentimiento de lo mal decidido marcará tus horas,
con la indeseable intensidad del fuego que quemará tu memoria.
Mientras yo liberada de tu atadura invisible, solo te recuerde en el minuto de morir.



Elisa Golott

lunes, 3 de mayo de 2010

ESCLAVA SOY ...de Carmen Calvo




LEÍDO por ROSA IGLESIAS





Quiero dedicar estos versos a todos aquellos que padecen
FM (Fibromialgia), SFC (Sindrome de Fatiga Crónica), SQM (Sensibilidad Química Múltiple),
y a los que nos acompañan en el dolor diario
de vivir en la sombra, especialmente a mi hija y esposo
por estar siempre a mi lado dándome aliento y amor en este
difícil camino.



ESCLAVA SOY





Esclava soy y estoy de tu certeza
De saberme de ti, y a ti amarrada
Ya no finjo más ley ni más espuela
Que la cruda verdad amortajada.

No recuerdan sonrisas mis mañanas
Ni el olor de una flor en primavera
Ya no brillan las calles con mi talle
Ni me sigue la sombra en las aceras.

Pero a pesar de todo y entretanto
Expulso los demonios de la muerte
Y me doy una tregua en cada esquina
Obviando sin perdón mi mala suerte.

Lucharé de tu mano si me apoyas
Con un beso, un abrazo...Con tu amor
Seguiré manteniendo la esperanza
Si tu risa me acompaña en el dolor.



Carmen Calvo


22/02/2010